portada-blog-diamond-bertoia

La Silla Diamond de Harry Bertoia, puro arte funcional

Harry Bertoia fue un artista sonoro, diseñador gráfico y diseñador de mobiliario norteamericano, nacido en Italia en 1915. Con tan sólo 13 años, en 1928 empezó a tomar clases de dibujo, orientado por sus padres hacia una profesión creativa. Pocos años después, una vez alcanzó la mayoría de edad, a principios de los años 30, emigró a Canadá y luego, se trasladaría a Detroit (EEUU).  Fue en Estados Unidos donde desarrolló su carrera como diseñador.

harry-bertoia-2 diamond-chair-2

Al poco tiempo de residir en Detroit, se inscribió en la Cass Technical High School, donde estudió arte y diseño y aprendió el oficio de confeccionar joyería manualmente. En 1936 asistió a la Escuela de Arte de la Sociedad de Artes y Oficios de Detroit, actualmente conocida como College for Creative Studies.

diamond-chair-harry-bertoia-4

El año siguiente, en 1937, Harry recibía una beca para estudiar en la Cranbrook Academy of Art, donde coincidió con Walter Gropius, Edmund N. Bacon, Ray y Charles Eames y Florence Knoll por primera vez. Es así como una generación de grandes diseñadores daba el primer paso en sus carreras y emprendía una trayectoria marcada por el éxito.

diamond-chair-8

Sus sillas fabricadas a base de varillas de alambre soldadas, lo hicieron famoso. Buena muestra de ello es su diseño más reconocido: la Silla Diamond, también denominada Modelo 421LU. Las formas de esta silla se inspiraban en aquello que le daba nombre. Esta pieza, en concreto, fue diseñada entre 1950 – 1952 por Bertoia, quien como buen escultor, creó esta silla para que fuese admirada y observada como una escultura, una obra de arte sobre la que se sentarse.

diamond-chair-harry-bertoia-2 diamond-chair-4

La ‘Silla Diamond‘ empezó a ser producida por la firma fabricante Knoll desde 1953 hasta el presente. Este modelo novedoso está construido a partir de varillas de alambre soldadas y curvadas con un recubrimiento de vinilo o cromadas.  Los diseños de este artista no sólo respondían a las exigencias funcionales, sino a un propósito estético que le llevaba a explorar las formas y los volúmenes, como si se tratara de una escultura.

publi-harry-bertoia-diamond  publi-diamond-chair-harry-bertoia

Tras comentarlo con Knoll y proceder a una fabricación mecanizada, se dieron cuenta de que era más fácil y económico realizarla a mano. Según declaró el propio Bertoia, “estas sillas, están hechas principalmente de aire y su volumen se forma por el espacio entre las varillas“. Su estética poco común y sus formas orgánicas, la hacían cómoda, sólida y al mismo tiempo, original y vanguardista.

diamond-chair-proceso-fabricacion

Bertoia no realizó sus propios diseños, hasta que se estableció por su cuenta. Esto vino dado por una serie de acontecimientos. Os ponemos en antecedentes: en 1943, participó en algunos de los proyectos de  Charles y Ray Eames en su estudio de California, pero al no reconocerle públicamente como parte del equipo, acabó abandonando el estudio en 1946. Unos años después le llegaría su oportunidad de oro. En 1950, Hans Knoll le propuso una oferta que no pudo rechazar: un sueldo y un estudio para que desarrollase su creatividad, sin ninguna presión de tiempo.

diamond-chair-harry-bertoia-9 diamond-chair-harry-bertoia-3

Fue entonces cuando empezó a experimentar con el alambre e iría perfeccionando la técnica en sucesivos diseños hasta llegar a crear la ‘Silla Diamond’, su obra más conocida. Si de algo podía presumir Harry Bertoia era de ser el pionero en la utilización del alambre, pues anteriormente había trabajado en el taller de metalurgia de la Cranbrook Academy. Pocos diseñadores tenían tanta experiencia en la manufactura y utilización de las varillas de alambre.

diamond-chair-harry-bertoia-casa-helsinki

A parte del asiento moldeado a mano, contaba con unos tubos de acero soldado que conformaban una estructura que acogía la parte superior y la mantenía sujeta al suelo. Aunque una silla hecha con varillas de alambre pueda parecer incómoda, ya se demostró, en su día, que sucede totalmente lo contrario. Se trata de una silla tremendamente cómoda, ergonómica y de sentada agradable, incluso sin el cojín o las fundas de tela que se añadirían a posteriori.

zeitlos-berlin_harry-bertoia-diamond-chair diamond-chair-7

Esta bonita silla sigue estando de moda y es admirada por los amantes del mueble de diseño. Además como muchas otras sillas realizadas en la misma época, también ha dado su salto a la gran pantalla. Una de sus apariciones más destacables fue en ‘El diablo viste de Prada‘, con una funda de tela roja y colocada en la recepción, lugar de trabajo de la coprotagonista, Andy Sachs (Anne Hathaway).

el-diablo-viste-de-prada-bertoia silla-diamond-el-diablo-viste-de-prada

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 + = diez

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>